Árbol de vida

Hay una nueva iniciativa en las redes sociales para normalizar la lactancia materna que se llama #treeoflife #árboldevida. Este tipo de iniciativas me gustan y me encanta participar en ellas, pero en este caso al tratarse de lactancia materna siempre se ven comentarios negativos entre unas madres y otras y todo porque tienen diferentes opiniones. Y digo yo, ¿acaso no opinamos todos de diferente manera? ¿acaso no somos personas libres para opinar y hacer lo que queramos?

Según la OMS la lactancia materna es un derecho del bebé. Ya no sólo de la madre, si no que el bebé tiene derecho a tomar la leche materna. Hasta aquí nada que objetar, estoy totalmente de acuerdo; nadie duda de que la mejor alimentación que puede recibir un bebé es la leche materna, para eso estamos diseñadas como mamíferos que somos y para eso diseñó la naturaleza nuestros pechos. La lactancia materna tiene innumerables beneficios tanto para el bebé como para la madre.

Hasta aquí creo que todas estaremos de acuerdo, pero en cuanto a la lactancia materna, muchas veces se olvida que es cosa de dos, mamá y bebé, no es cosa sólo del bebé y es por eso que la mamá también tiene derechos y uno de ellos, muy importante, es poder decidir por ella misma sin que ello perjudique al bebé, porque sí, la leche artificial no tiene los beneficios que tiene la leche materna, pero no, no envenena al bebé.

Yo sólo pude dar apenas un mes el pecho a Rocío, no voy a entrar en detalles porque quiero explicarlo bien en otro post, sólo os diré tres palabras, grietas, mastitis, quirófano.

No he llorado más en toda mi vida y no me he sentido peor en toda mi vida. Me sentía mala madre, sentía que no valía como mujer, sentía que le estaba fallando a mi hija, que la naturaleza me había hecho defectuosa, que no tenía suficiente capacidad de sacrificio, me sentía una mierda, era un sentimiento de culpa tan grande que me ahogaba por dentro, echo la vista atrás y sigo teniendo ganas de llorar. Nunca me he sentido más juzgada en la vida, me sentía muy sola, era un sufrimiento tras otro, era no poder disfrutar de mi niña, sólo quería llorar, todo el mundo opinaba, todo el mundo te fuerza a que continúes porque te vas a arrepentir y tú no sabes que hacer, no estás bien, quieres seguir de corazón pero tu cabeza te dice que no puedes, pero miras a tu hija y quieres darle lo mejor, pero  no puedes y lloras, te pasas el día llorando, por el dolor, por cómo te sientes, porque nadie te entiende, porque ya no sabes que hacer y a quien acudir y estás desesperada…

¿Y sabéis qué? Que no es justo, no es justo que una madre se tenga que sentir así por la presión social, sea por decisión propia o, como en mi caso, por decisión médica. Lo justo es que como madres no nos juzguemos, lo justo es que como madres tengamos toda la información y nos dejen decidir, lo justo es que si yo decido algo para mi hija nadie cuestione si es lo mejor o no, lo justo es que como mujeres nos apoyemos y no nos boicoteemos, lo justo sería que yo no tuviera que justificar por qué no pude dar el pecho, lo justo sería que fuesen nuestros hijos los que nos juzgasen como madres y no entre nosotras, lo justo es que una mujer pueda dar el pecho a su bebé en la calle porque es algo natural y lo justo es que yo pueda darle un biberón a mi hija sin que otras madres me miren mal.

Hay que normalizar la lactancia materna, pero también hay que normalizar la maternidad, la maternidad que escogemos cada una, la maternidad que tenemos cada una a nuestro alcance y la maternidad que cada una creemos que es mejor para nosotras y para nuestros hijos.

Fue mucho sufrimiento, pero miro hacia atrás y disfruté cada día que pude enganchar a mi enana al pecho, pero yo tengo dos árboles de vida, porque cuando dejé el pecho y aparté a un lado mi sentimiento de culpa, pude salir del pozo y pude por fin empezar a disfrutar la maternidad y lo más importante, disfrutar y estar al cien por cien con Rocío.

picsart_12-20-08-31-331

 

4 comentarios en “Árbol de vida

  1. Eres una campeona Sandra, los que te conocemos sabemos por lo que pasaste, y las que hemos tenido que abandonar la lactancia materna por ese o por otros motivos mas todavia te entendemos. Disfruta de tu niña. MUUUAAK

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s