Cartas a Rocío: Vuelta al trabajo de mamá

Hola gordita!

Esta semana has empezado en la guardería la semana de adaptación y eres una campeona. El primer día te extrañó separarte de mami y cuando fui a buscarte estabas llorando, quizás no comprendías donde me había metido o si iba a volver, pero tranquila porque mami siempre va a volver.

Tu profe me dice que eres estupenda, que eres muy risueña y activa, que te cuesta un poquito dormir pero que están encantadas contigo y que comes y te portas muy bien y no sabes lo que me reconforta oír esas palabras, aunque no me hace falta que me lo digan, yo ya sé que eres maravillosa.

El lunes ya empiezo a trabajar y tú empiezas el horario completo en la guardería, cuántos sentimientos juntos, sé que vas a estar muy bien, sé que te van a cuidar estupendamente, sé que hemos elegido un buen centro, pero no quiero que vayas a la guardería.

No quiero que vayas porque quiero que sigas siendo tú la que me despierte a mí por las mañanas, quiero seguir cogiéndote y poder meterte con nosotros en la cama a hacer el tonto, quiero seguir haciéndome selfies contigo para mandárselos a papi los días que está trabajando, quiero poder darte el desayuno en la cama, quiero que nos levantemos juntas y que me acompañes mientras desayuno yo, quiero seguir jugando contigo en el sofá hasta que te entra sueñito, quiero poder bajarme contigo a dar nuestro paseíto mañanero mientras veo como se te van cerrando los ojitos, quiero seguir viendo tu sonrisa cuando te despiertas y ves que estoy ahí contigo, quiero seguir dándote tu colín de pan de media mañana, quiero ser yo la que siga dándote el puré y que me hagas pedorretas y lo manches todo, quiero seguir oyéndote protestar mientras como rápido para poder echarnos la siesta, quiero seguir sintiendo como te relajas y coges mi manita para dormirnos juntas, quiero que me despiertes dándome golpes en la cara, quiero seguir merendando contigo, quiero tantas cosas… que no quiero perderme nada, no quiero perderme tus avances, no quiero que sea tu profe la primera que ve como te das la vuelta, no quiero que sea allí cuando digas tu primer mamá, no quiero perderme cuando echas tus mejores sonrisas, no quiero que llores y que no sea yo la que acuda para calmarte, no quiero que te pongas malita y no estar ahí para darte consuelo, no quiero, no quiero y no quiero.

Llevas sólo 4 días en adaptación y ¡te echo tanto de menos! Quizás sea algo egoísta pero quiero disfrutar todo contigo, no vas a volver a ser tan pequeña como ahora, el tiempo no vuelve y siento que me voy a perder tantas cosas…

No puedo hacer otra cosa, pero sí puedo prometerte que llegaré a casa para pasear todas las tardes contigo, que estaré contigo cuando llegue la hora del bañito y te pongas tontorrona porque tienes sueño, te prometo que prepararé el bañito con el mismo cariño que ahora y que seguiré sonriendo de felicidad cuando te oiga reírte mientras papi te desviste y juega contigo, disfrutaré de verte chapotear, de echarte cremita, de vestirte aunque te pongas nerviosa porque tienes hambre, te prometo que aprovecharé para abrazarte fuerte cuando te dé el biberón de la cena y te prometo que aprovecharé al máximo todos los minutos que tenga contigo hasta que te duermas.

Te quiere,

Mami.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s