Ah! ¿Pero qué los bebés duermen toda la noche del tirón?

Los bebés no duermen como nosotros, aunque si tienes a uno entre tus brazos seguramente ya te habrás dado cuenta.

Los bebés, durante los primeros meses, tienen un sueño más tranquilo y aunque no diferencian el día de la noche, suelen dormir bastantes horas, con dos fases de sueño. Hacia los 3 meses el sueño empieza a aligerarse un poco y entre los 4 y los 7 meses ya empiezan a diferenciar el día de la noche, durmiendo más horas de noche, pero incorporando dos fases más de sueño profundo.

Esta incorporación de nuevas fases hace que el sueño se vea alterado, y entre fase y fase es normal que se despierten, es algo nuevo para ellos y tienen que adaptarse. Hasta los 8 meses no incorporan todas las fases de sueño y a partir de ahí, es cuando empiezan poco a poco a madurar el sueño que no llegará a ser como el de un adulto hasta más o menos los 3 años.

Como veis, el sueño es un proceso evolutivo, los bebés no necesitan que se les enseñe a dormir, igual que no hace falta enseñarles a respirar, simplemente no lo hacen como nosotros al principio, pero es algo que harán. Intentar enseñar a dormir a un bebé es inútil, es algo que debe aprender sólo, podemos acompañarles en el proceso y ayudarles, pero es algo que harán únicamente cuando estén preparados.

Vivimos en un mundo en el que parece que hay que imponer ciclos y normas y una de las muchas cosas que estoy aprendiendo con la maternidad es que los bebés no siguen normas y patrones, cada bebé es diferente y sigue su proceso natural de evolución y aprendizaje. Quizás haya niños que desde el primer día funcionen fenomenal con reglas y horarios, pero quizás haya otros que no sigan ningún orden y todos son completamente normales, la realidad es que los niños lloran, y protestan, y demandan y duermen diferente. En vez de luchar contra ello, es mucho mejor aceptarlo y adaptarse.

A pocos días de cumplir los 9 meses, Rocío no ha dormido una noche del tirón nunca, jamás de los jamases. Hay noches que se despierta más y noches que se despierta menos, hay noches que demanda varios bibes por la noche y alguna esporádica que sólo uno, pero siempre, siempre se despierta.

Ha pasado por varias fases del sueño. Hasta los 3 meses y medio, dormía bastante bien, se despertaba cada 4 o 5 horas para comer y seguía durmiendo, incluso alguna noche nos obsequiaba con descansos de 6 horas seguidas, yo ya pensaba que había parido a una marmotilla.

Pero ¡ups! no contabas con que dos semanas antes de cumplir los 4 meses tu hija iba a entrar en crisis, crisis de lactancia que las llaman, pero debe ser que ella no había pillado que no estaba mamando y que su producción de leche era ilimitada, las noches empezaron a ser un poco caóticas, empezó a demandar biberón cada 3h en los mejores casos, entre medias un montón de despertares y eso de dormir más o menos en condiciones se acabó.

Y en esas estamos, varios meses después, la cosa ha mejorado, parece que cada vez se va despertando menos, aunque lo de comer es otro tema. Has aceptado que a tu hija le encanta el biberón, es su teta de plástico preferida que hace que se le calmen todos los males y mira que lo has intentado, pero oye, al final tienes que escuchar a tu instinto y mucho mejor un biberón de leche que media hora de llantos ¿no?

Escuchad a vuestro bebé y escucharos a vosotras mismas, haced lo que creáis que es mejor y con lo que os sintáis bien por dentro y todo irá bien. Las ojeras de panda desaparecerán algún día…o ¡eso espero!

Si queréis informaros más del tema os recomiendo leer:

im1381dormir_sin_lagrimas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s